“Mi abuelo siempre quiso que lo haga”, relató el nadador que concretó la hazaña

0

“Hace 2 años falleció mi abuelo y siempre quiso que lo haga. Fue algo que quedó pendiente lo del cruce, yo creo que quedó muy contento con el cruce”, comentó Juan Cruz Burgos, el nadador ensenadense, que completó la hazaña de cruzar el Río de la Plata. Adelantó que va a probar suerte en un clasificatorio para ver si puede entrar a la Copa del Mundo del próximo año.

Por su parte, su entrenador estaba feliz por haber saldado una deuda con su pasado como nadador. El año 2003, Ariel Iotov intentó realizar el cruce pero una hipotermia le impidió finalizarlo. “Cuando Juan me lo propuso hace un año la verdad que me costó decirle que sí porque sabía a lo que se enfrentaba”, declaró mientras su alumno recibía abrazos de todos sus compañeros de natación.

Según los especialistas, este tipo de desafíos es tanto mental como físico. “Una vez, hablando con un gran nadador de aguas abiertas, me dijo que cuando arrancas es un 10% mental y 90 % tu cuerpo. Cuando vas por la mitad un 50% y 50 y a lo último es solo tu cabeza”. “Yo te puedo asegurar que los últimos 4 mil metros, Juan los nadó con el corazón que con el físico”, explicó emocionado por el objetivo cumplido.

Aunque no pudo superar el récord que ostenta Damián Blaum, un especialista en la disciplina, Juan Cruz Burgos se convirtió en el primer ensenadense en superar esta difícil prueba. Para alegría de todos, el joven logró sortear los obstáculos que le impuso el clima y terminó el cruce con una perfomance envidiable. “El Canal de Mitre lo pasamos y no me di cuenta, lo que más me costó fueron las primeras cuatro horas. Sufrí un poquito”,  expresó Burgos en una travesía que duró 10 horas 34 minutos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.