El «Pata» Medina salió un rato de la cárcel para visitar la tumba de su hermana en el cementerio de Ensenada

0

El ex secretario general de la Uocra de La Plata, Juan Pablo «Pata» Medina  estuvo esta tarde en el cementerio de Ensenada  para visitar la tumba de su hermana, fallecida en enero último, según lo autorizó la Cámara Federal de La Plata.

Custodiado por efectivos penitenciarios, el encarcelado sindicalista llegó hoy al cementerio de la ciudad de Ensenada y permaneció frente a la tumba de su hermana durante menos de una hora, en tanto cientos de manifestantes de su gremio aguardaban en el exterior para expresarle su apoyo.

Al cementerio también fue trasladada Fabiola García, la esposa de Medina, que está bajo arresto domiciliario.

Vestido con una remera roja y pantalón blanco, Medina bajó de una camioneta de la Polciía, fuertemente custodiado y esposado. Se estrechó en un fuerte y emotivo abrazo con su esposa Fabiola, mientras fuera de la necrópolis era ovacionado por cientos de trabajadores que desde hora temprana se congregaron en el lugar.

Medina y su esposa habían solicitado permiso para asistir al entierro de la hermana del ex titular de la Uocra La Plata, ocurrido en enero último, pero la feria judicial impidió la autorización de la salida en ese momento.

Una fuente judicial confió que la Cámara Federal de La Plata debe resolver también un pedido presentado por la defensa de Medina solicitando la falta de mérito y la excarcelación del ex sindicalista.

César Albarracín, abogado de Medina, confirmó esta presentación y adelantó también que «en unos días presentaremos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos una denuncia por la persecución política y sindical que padeció Medina y la falta de independencia de la Justicia».

El ex sindicalista está detenido por asociación ilícita y lavado de activos, en el contexto de sendas causas que se tramitan en juzgados de La Plata y Quilmes.

En la causa en la que se lo investiga por asociación ilícita -que prevé penas de entre 3 y 10 años de prisión- el fiscal platense Alvaro Garganta le imputó al líder sindical ser el jefe de esa organización y le aplicó el agravante de poner en peligro la vigencia de la Constitución, delito que puede ser castigado hasta con 20 años de encierro.

Para el fiscal, «existen elementos suficientes para tener por acreditado que por lo menos de hace seis años a la fecha un grupo integrado por al menos 11 personas, una de ellas como jefe, valiéndose de la circunstancia de ser el secretario general de la Uocra La Plata, se pusieron de acuerdo para cometer delitos de modo indeterminado por sí, o utilizando como medio a los obreros del gremio para tales fines».

Garganta agregó: «Mediante actos intimidatorios, y bajo la amenaza de parar las obras y trabarlas en conflictos gremiales, procuraron de manera sistemática y de imposible cumplimiento sin un acuerdo previo, la concesión por parte de empresas y contratistas de importantes beneficios económicos, imposición de personal, cantidad del mismo y empresa proveedora de viandas, entre otras cosas».

Leave A Reply

Your email address will not be published.